David Hume
David Hume
Filosofia segun David Hume.
 
David Hume
Mis Enlaces
Mis Productos
imagenes David Hume
Quien fue David Hume
imagen

Filósofo e historiador británico (1711-1776), nacido en Escocia, cuya filosofía -a través de la influencia de Berkeley-, desarrolló la doctrina de Locke, y llegó a un total escepticismo. Precisamente esta actitud escéptica sería el aguijón que más tarde despertaría a Kant del "sueño del dogmatismo".

Los historiadores consideran la filosofía de Hume, como una profundización en el escepticismo, aunque esta visión ha sido discutida, argumentando que el naturalismo tiene un peso comparable en su pensamiento. El estudio de Hume ha oscilado entre los que enfatizan la vertiente escéptica de Hume (como es el caso del positivismo lógico), y los que, en cambio, consideran más importante la vertiente naturalista (como Don Garret, Norman Kemp Smith, Kerry Skinner, Barry Stroud y Galen Strawson).

Hume estuvo fuertemente influido por los empiristas John Locke y George Berkeley, así como por varios escritores franceses como Pierre Bayle, y algunas figuras del panorama intelectual anglófono como Isaac Newton, Samuel Clarke, Francis Hutcheson y Joseph Butler.

Hume afirma que todo conocimiento deriva en última instancia de la experiencia sensible, siendo esta la única fuente de conocimiento y sin ella no se lograría saber alguno.
Historia
imagen
Pensamiento de David Hume – Filosofía de Hume
El pensamiento de Hume sigue un proceso metódico y riguroso destinado a averiguar qué podemos conocer y qué no podemos conocer, es decir, a poner límites al conocimiento. Está incluido dentro de la corriente empirista del siglo XVIII, que se opone al racionalismo y valora el conocimiento que procede de los sentidos, lo que le llevará a criticar a la metafísica.

El conocimiento según Hume (Epistemología Hume)
En su proceso para delimitar el conocimiento humano, Hume comienza analizando el contenido de la mente, las percepciones. Entre ellas distingue las impresiones y las ideas.

Las impresiones son sensaciones o imágenes inmediatas de la realidad que nos rodea que proceden de la experiencia, de los sentidos. Su principal característica es la vivacidad, es decir, que son inmediatas.

Las ideas son las reflexiones sobre esas impresiones que se realizan en nuestra mente, que requieren de la intervención de la memoria y que no son inmediatas. Distingue entre las ideas simples y las complejas, que nuestra mente ha compuesto de varias ideas simples.

El conocimiento que poseamos debe provenir de una impresión. Si una idea no está basada en una impresión anterior, entonces esta debe ser producto de nuestra mente y no la podemos conocer. De esta forma se establecen los limites a nuestro conocimiento.

Leyes de asociación de ideas

Nuestra imaginación lleva a cabo de manera natural y espontánea combinaciones de ideas. Estas son.

Semejanza. Nuestra mente tiende a asociar ideas por su similitud entre sí.
Contigüidad en el espacio tiempo. Cuando dos ideas se encuentran próximas en el espacio o en el tiempo, nuestra mente muestra una tendencia a pasar de una a otra de manera espontanea.

Causa-efecto. Se da entre dos acontecimientos que se suceden en el tiempo, y entre los cuales la mente supone una relación necesaria por la que uno es la causa del otro. Este será el fundamento de su crítica a la metafísica.

Los objetos del conocimiento: relaciones de ideas y cuestiones de hecho

Las relaciones de ideas son para Hume afirmaciones intuitivas o demostrativamente ciertas. Son conceptos abstractos como las verdades de las matemáticas o de la lógica que nuestra mente entiende de forma intuitiva como verdades y que no requieren de la experiencia para su demostración. Se puede aplicar sobre ellas el principio de contradicción y determinar si son verdaderas o falsas.
Las cuestiones de hecho son los conceptos que proceden de la experiencia, de nuestros sentidos. Por lo tanto no constituyen verdades absolutas sino muy probables y el principio de contradicción no pude aplicarseles, es igualmente válido decir “el sol saldrá mañana” que “el sol no saldrá mañana”.

La idea de sustancia y del yo

Puesto que la idea de sustancia no proviene de una impresión concreta, tampoco podemos poseer la idea de la misma. La idea tradicional de sustancia queda reducida en Hume a "una colección de ideas simples unidas por la imaginación". Sólo hay cualidades e ideas de esas cualidades, como ya había dicho Berkeley; no se da ese algo más, la sustancia, que las soporte. Pero Hume va más lejos que Berkeley al negar la validez objetiva al yo, al espíritu, el cual no pasa de ser un manojo de percepciones varias. Por eso afirmará -y en esto recogerá la idea de Locke- que se ve obligado a creer en el yo, pero sin saber en realidad qué es.

La crítica a la metafísica de Hume

Hume criticará a la metafísica, sobre todo porque sus ideas no proceden de impresiones. Por tanto, los conceptos metafísicos están más allá de los limites del conocimiento y no podemos poseer un conocimiento absoluto sobre ellos.

Crítica a la causalidad. La causalidad es entendida como la conexión necesaria entre dos fenómenos A y B tal que siempre que se da el primero de ellos este desencadena necesariamente el segundo. Hume critica la idea de la causalidad porque no existe una impresión de esta conexión.

Nuestra mente ha establecido la relación de causa-efecto (causalidad) entre dos fenómenos que aparecen contiguos en el espacio y en el tiempo, y de los que tiene la costumbre, el hábito que le dicta su experiencia y su memoria, de que siempre ha ocurrido así. De esta manera la mente extrae de manera equivocada la existencia de una conexión necesaria entre los dos fenómenos sin tener una impresión de ella y sólo basándose en la costumbre.

La crítica a la causalidad tienen un impacto muy grande en la ciencia. Las ciencias, y en general todas las cuestiones de hecho, se basan en el principio de causalidad para establecer sus conclusiones, con lo que ahora no pueden tener una certeza absoluta. Ahora la ciencia es altamente probable, pero no completamente segura. El hecho de que el sol haya salido regularmente todas las mañanas hasta hoy no hace seguro el hecho de que mañana volverá a salir. Se establece una ciencia que ahora es mutable, mas abierta y que permite la crítica.

Crítica a la idea de mundo. Hume critica a la idea de mundo porque cree que aún dado el hecho de que nosotros recibimos una serie de impresiones, eso no puede probar de manera absoluta que exista un mundo exterior que sea el que las produzca en nosotros.

Crítica a la idea de yo: Hume no acepta la idea del yo o del alma. Según él, no existe un yo único, este es solo un conjunto de impresiones que se extienden en el tiempo guardadas en nuestra memoria que nosotros unimos de manera artificial para formar lo que llamamos yo. Además el yo no es una impresión por sí misma, es un referente dentro del conjunto de nuestras impresiones que nos hemos habituado a encontrar allí.

Crítica a la idea de Dios. Hume critica la idea de Dios porque no existe nada en la naturaleza de lo que podamos haber obtenido una verdadera impresión de la omnisciencia, de lo absoluto, de lo infinito… También descarta el razonamiento de filósofos como Aristóteles o St. Tomás de Aquino de Dios como causa primera, puesto que rechaza el principio de causalidad. Esto llevará a Hume a declararse agnóstico y a afirmar que no podemos tener un conocimiento de Él.

Ética y religión


Hume niega la existencia de una "razón práctica" y la posibilidad de una fundamentación racional de la ética. El objeto de la moral (pasiones, voliciones y acciones) no es susceptible de ese acuerdo o desacuerdo entre las ideas sobre las que se basan lo verdadero y lo falso. Si la razón no puede ser la fuente del juicio de valor, habrá que buscarlo en el sentimiento, que surge espontáneo en nosotros ante acciones susceptibles de lo que consideramos valoración moral. El análisis de este sentimiento revela que es una forma de placer o de "gusto". Ello le lleva a excluir de la moral todo rastro de austero moralismo o de mortificación del alma o del cuerpo, porque el fin de la moral es la felicidad y el gozo de vivir del mayor número de hombres posible.
Igualmente duro se muestra Hume ante el problema religioso. Menoscaba la pretensión de las pruebas de la existencia de Dios, y niega su existencia apelando al problema del mal en el mundo. La religión tiene su origen en el sentimiento de miedo de la gente y en la ignorancia de las causas de los eventos terribles de la naturaleza. En su libro Historia natural de la religión, defiende una evolución a partir del politeísmo, hasta llegar a la idea abstracta de la divinidad propia de las religiones monoteístas.
La relación causa-efecto

Lo que habitualmente se entiende como relación de causa y efecto, Hume lo explica como la constatación de que un determinado fenómeno sigue a otro. Pero nunca experimentamos ese acontecer en su realidad, simplemente lo vemos. Pretende mostrar así que la causalidad es una "relación de ideas" que nos hace notar la contigüidad en los fenómenos. Esto equivale a decir, en otro sentido, que la ciencia sobre los fenómenos naturales está basada en "creencias" -idea que tendrá gran repercusión- afirmadas en nosotros por la costumbre de observar repetidamente un fenómeno concreto como posterior a otro fenómeno causal. Vienen a ser las verdades de hecho, según la clasificación de Leibniz. Fácil es concluir de aquí que la ciencia experimental tiene que basarse en la observación. De esta manera queda formulado el principio del empirismo: cualquier pensamiento que elabora nuestra mente procede de la experiencia, dado que toda idea verdadera procede de la impresión.


Bibliografia
www.webdianoia.com/moderna/hume/hume_bio.htm
www.boulesis.com › Didáctica › Apuntes › 2º Bachillerato › Filosofía